Fotografía por Revista Agathos

Estado de la cuestión sobre el reconocimiento del Trabajo Social Sanitario como profesión sanitaria

Compartir:

Después de unos meses de silencio, poco más de tres, retomamos el uso de la palabra escrita en este espacio y con ella la actividad en el Blog de la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario (SCETSS).

Ha sido un silencio consciente, muy difícil de mantener, pero imprescindible para evitar caer en la especulación y las vanidades desatadas desde mediados de enero cuando se filtró la noticia del reconocimiento inminente del Trabajo Social Sanitario como profesión sanitaria.

Aun siendo el Informe de la SCETSS el que en septiembre de 2018 había puesto en marcha la maquinaria del reconocimiento, nos mantuvimos dentro de la prudencia sugerida por la realidad. Y fue un acierto, porque el adelanto electoral dejó la «Disposición final del Reconocimiento» pendiente de que se forme un nuevo gobierno. Esperamos que, con el nuevo gobierno, la Disposición siga su curso, pero la realidad manda y, de momento, hay que esperar.

El colectivo profesional del Trabajo Social Sanitario, socios de la SCETSS y quienes nos siguen en este Blog se merece una explicación sobre la cronología de los hechos y cuál es el estado de la cuestión hoy.

Primero, sin embargo, agradecemos la escucha, de técnicos y políticos, que propició el inicio de las diferentes gestiones. Ninguna de ellas habría sido posible sin la voluntad política de reconocer el Trabajo Social Sanitario como profesión sanitaria. Por ello, damos las gracias a la Ministra de Sanidad doña Luisa Carcedo, al Secretario General de Sanidad y consumo don Faustino Blanco, al Jefe de Gabinete del Secretaría General don Julio Bruno, al Director General de Ordenación Profesional don Rodrigo Gutiérrez, a la Subdirectora General de Ordenación Profesional doña Mª Ángeles López Orive, a la vocal asesora de la Dirección General de Ordenación Profesional doña Yolanda Álvarez González. Un agradecimiento especial al actual Consejero de Sanidad del Principado de Asturias don Francisco del Busto de Prado quién a finales de verano del 2018 facilitó los primeros pasos para la negociación.

Este breve texto expone a grandes rasgos la cronología de los hechos y dónde nos encontramos hoy.

Como se ha señalado, el pasado mes de septiembre desde la SCTESS, junto con el Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario (MUTSS-UOC), presentamos a la Dirección General de Ordenación Profesional el Informe final elaborado a lo largo de casi un año y medio, justificando los nuevos motivos que, desde la puesta en marcha del MUTSS-UOC en 2013, permitían tratar el reconocimiento del Trabajo Social Sanitario como profesión sanitaria. Un apunte, siempre se habló de Trabajo Social Sanitario, puesto que nos apoyábamos en el título del MUTSS-UOC y no de Trabajo Social, cuyo título se obtiene con el Grado y es generalista. Se da relieve a este punto porque algunos textos en webs profesionales y redes sociales se referían al reconocimiento del Trabajo Social.

Después de la reunión de septiembre el Informe SCETSS pasó todos los filtros necesarios del Ministerio de Sanidad para asegurar que los contenidos se ajustaban a Derecho.

Posteriormente se produjeron algunos contactos y encuentros entre Neri Iglesias Fernández, presidenta de la SCETSS, con diferentes miembros del gobierno que le expresaron la voluntad política de comprometerse con dicho reconocimiento. Por su parte los servicios jurídicos lo habían apoyado porque los fundamentos de la propuesta estaban bien planteados.

El 16 de enero de este 2019, se convocó a las Sociedades Científicas de profesiones sanitarias y entre ellas a la SCETSS, para tratar el «Marco Estratégico para Atención Primaria de Salud». En la reunión se informó a los asistentes del futuro reconocimiento del Trabajo Social Sanitario y de la Biología Sanitaria, como profesiones sanitarias, lo cual estaba previsto anunciarlo a la Comisión de Recursos Humanos del Ministerio, prevista para el 23 de enero de 2019.

Se nos pidió discreción para seguir los pasos protocolarios y que todos los implicados se enteraran por la vía adecuada.

Sin embargo, el 18 y 19 de enero empezaron a circular por Twitter algunos mensajes que afirmaban que el «Trabajo Social» se reconocería como profesión sanitaria. Desde la SCETSS se precisó vía Twitter que, el reconocimiento como tal, era del «Trabajo Social Sanitario» y no el «Trabajo Social». El Trabajo Social existía en 2003 cuando se promulgó la LOPS. Por el contrario, la titulación que no existía en el 2003 era la del Máster de Trabajo Social Sanitario en Ciencias de la Salud y por esta razón, el Trabajo Social de entonces, en 2003, quedó fuera de las profesiones sanitarias.

Lo que ocurrió aquellos días lo vivió todo el mundo relacionado de alguna manera con el Trabajo Social Sanitario: el Consejo General de Trabajo Social enseguida creó un relato en el que se arrogaba la gestión y el logro. Falso.

Desde la SCETSS nos mantuvimos leales a la prudencia que los órganos competentes del Ministerio de Sanidad nos habían encomendado. Se nos ratificó que el Informe – propuesta de la mesa era el de la SCETSS y el MUTSS-UOC, ningún otro. Ello por una simple razón, era el único que se ajustaba a derecho.

Conviene clarificar los hechos para zanjar de una vez por todas la inviabilidad de la propuesta del Consejo General de Trabajo Social y la Asociación Trabajo Social y Salud, según sus propias palabras «su estrategia». Su propuesta ha contribuido a confundir durante años a una parte del colectivo profesional del Trabajo Social Sanitario. ¿Por qué la estrategia del Consejo General de Trabajo Social y de la Asociación Trabajo Social y Salud nunca fue válida, ni viable?

Es muy sencillo, para crear una nueva especialidad sanitaria vía residencia, antes hay que tener el reconocimiento de profesión sanitaria, haber demostrado un recorrido y generado suficiente conocimiento para disponer de un método docente y también docentes preparados para responsabilizarse de la formación en residencia en todos los centros sanitarios universitarios. La residencia no es un prácticum. Es decir, no se puede ser especialista del sistema sanitario sin antes ser profesional sanitario. Ello pasa por disponer de un título oficial superior, en nuestro caso de Trabajo Social Sanitario en Ciencias de la salud. No vale en otras áreas, debe ser en Ciencias de la Salud. Actualmente, en España, el título que satisface este requisito es el del Máster Universitario de Trabajo Social Sanitario de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). ¿Por qué en la UOC? Porque en su momento ninguna otra universidad creyó en el programa ni en las posibilidades del Trabajo Social Sanitario. Si la UOC no hubiera apostado por el proyecto, hoy tampoco estaríamos donde estamos.

Ante la noticia del reconocimiento de la profesión como profesión sanitaria, tanto el Consejo General de Trabajo Social como la Asociación Trabajo Social y salud, dentro de su relato construido los últimos años, ningunearon y obviaron, por enésima vez, al MUTSS-UOC, el título posibilitador del reconocimiento, y a la SCETSS, sociedad que lo había gestionado. Sin comentarios, los hechos no los necesitan.

El 23 de enero de este 2019 desde prensa del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social saltaba la noticia: «Carcedo traslada a las CC.AA. el plan de mejora de la Atención Primaria y las actualizaciones en la formación sanitaria especializada». Dentro del texto podía leerse: «El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social ha presentado la regulación por ley como profesión sanitaria de Trabajo Social Sanitario y de la Biología Sanitaria, con efectos profesionales habilitantes que se establecerán por norma».

En medio de la euforia, la presidenta del Consejo General de Trabajo Social doña Emiliana Vicente enviaba a todos los Colegios la que denominaba era la hoja de ruta oficial, insistiendo en la falacia sostenida durante tantos años. Estos hechos tampoco precisan comentarios.

Es preciso recordar que este camino se inicia en 2008 con la creación del Postgrado de Trabajo Social Sanitario.

Desde 2013, año de aprobación del MUTSS-UOC en Ciencias de la Salud, muchos profesionales del Trabajo Social Sanitario han generado evidencias de que la disciplina ya se ajusta a la LOPS. El MUTSS-UOC se creó además de para generar conocimientos científicos de Trabajo Social Sanitario, para responder al requisito señalado en la LOPS de contar con un título oficial en Ciencias de la Salud. Después vimos que necesitábamos una Sociedad Científica que nos permitiera seguir la línea estratégica iniciada con el MUTSS-UOC, libremente. Así, la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario (SCETSS), se presentó en 2016.

Aunque vinculada al MUTSS-UOC, la SCETSS está abierta a todo el colectivo profesional que comparta la línea estratégica diseñada y expuesta públicamente en numerosas ocasiones. Está abierta a todas las sumas, pero en ningún caso permitirá deslealtades para restar.

Con motivo del VI Encuentro UOC y I Jornada SCETSS de trabajo Social Sanitario para celebrar el Día internacional del Trabajo Social Sanitario, el pasado 3 de octubre de 2018, se hicieron públicas todas las gestiones realizadas días antes con la Dirección General de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, dejando constancia de que estábamos esperando respuestas.

Felicitábamos el cambio de año y el texto acababa con un “Llegará 2019 y… puede que podamos saborear los frutos del esfuerzo de tantos años… puede…”

La historia se ha contado y vivido. Pues casi se pudo. Si bien el guión se ha interrumpido, confiamos en que sólo sea momentáneamente.

Siempre que se quiera sumar, todos los apoyos de las diferentes organizaciones profesionales serán bienvenidos.

Dolors Colom Masfret (Vocal SCETSS) – Barcelona, 12 de abril de 2019

 

 

1 comentario en “Estado de la cuestión sobre el reconocimiento del Trabajo Social Sanitario como profesión sanitaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *